Lento pero viene
El futuro se acerca
Despacio
Pero viene

Benedetti

 

¿Dónde nos encontramos más cómodos y al mismo tiempo más extraños? Idealmente, con nuestra familia y nuestros amigos, y finalmente, si es posible, con nuestra pareja. Sin embargo, hay tantas sombras, tantas dificultades en todo amor humano, que siempre existe algo en nuestro interior que sigue sintiéndose solo.

Harold Bloom

Es posible que por el tipo de vida que has llevado no tengas amistades a quienes recurrir. Los compañeros de trabajo no te parecen buenos candidatos para una amistad, o personas de tu entorno, vecinos, por ejemplo, son de edades muy alejadas a la tuya o no te gustan, o tienen un tipo de vida que no se ajusta a la tuya, o tienes amigos pero en otras ciudades, o no están “en momento de cambio” por diferentes motivos, o……Te das cuenta en ese instante de que sólo cuentas con una compañera fiel en tu vida, que va contigo a todas partes, se llama “soledad”.

No importa la gente que te rodee, que tengas pareja, que la familia sea próxima, la realidad es que ese Click te ha permitido ver una panorámica de tu vida que se resume en “no tengo con quienes disfrutar como persona adulta, haciendo cosas que me apetecen”, porque la pareja no comparte esos gustos, porque son cosas más de tu género, porque …. No importa. El caso es que te falta  eso que en términos sencillos se llama “la amistad”.

Hasta puede que ahora, justo ahora que ha aparecido el Click, te des cuenta de que “de repente” tienes mucho tiempo. Porque los hijos ya han volado del nido, porque tu pareja ya no está, porque el trabajo ya no agobia….

¿Qué hacer sin amigos a quienes recurrir, sin tiempo para ti o, por el contrario, con demasiado tiempo?

Pues bien, si te encuentras en ese punto, he de decirte algo: es la señal de que debes comenzar tu propio cuidado personal.

Ponte las pilas. Frótate las manos, sonríe, y empieza el primer paso.

Trabaja, practica y en breve pasaremos al siguiente tema: la imagen.

Relacionado: Cuidado personal (Parte I)